La perdición que ha sido mi sexualidad

Esta entrada me resulta particularmente difícil porque no sé por donde iniciar, son tantos sentimientos, emociones y pensamientos que me están ahogando y necesitan salir deseo compartirlo en este espacio.

Siento que no existe una sola área de mi vida que el abuso y la violencia no hayan alterado en mí, según las teorías que he leído sobre las secuelas la única diferencia entre secuelas de violencia intrafamiliar y de abusos sexuales es principalmente la sexualidad traumatizada.

Entonces creo que podría iniciar por ahí, cómo ha sido mi sexualidad a lo largo de mi vida…

Desde niña quizá a partir de mis 7 años empecé a tocar mis genitales era un acto compulsivo casi todos los días, desde esa edad se me dificultaba dormir en las noches, tenía insomnio casi todo el tiempo, siempre estaba hiper alerta vigilando la puerta con mucho miedo, me escondía debajo de las sábanas y colocaba a mi alrededor para que me protegieran todos mis peluches, tenía la idea de construirme una barrera protectora con ellos bajo la cual fuera invisible, así como el anuncio del niño que desea invisibilizarse a la llegada de su papá, entonces empezar a tocarme fue para mi un escape, la mayoría de veces más que placer era dolor lo que experimentaba pero cualquier cosa era mejor a tener que estar alerta a la puerta, con el dolor se me hacía un poco más fácil lograr dormir aunque fueran unas horas antes de ir al colegio. Con el tiempo el dolor era menos así que empecé a autoflagelarme y buscar aún más dolor golpeándome con objetos.

Más adelante, a los 9 años tal vez, empecé a ver películas a escondidas en mi cuarto, nunca me gustó ver cómo un hombre y una mujer tenían relaciones, me parecía algo tan conocido, la mujer expresaba dolor en su rostro y el hombre satisfacción además los gestos, la postura y hasta la voz siempre mostraban que él era quién tenía el control sobre ella, para dominarla y principalmente lograr satisfacerse a través de ella, a esa edad me resultaba familiar y no sé por qué. No recuerdo si fue a partir de ahí o antes que empezó lo que hasta hoy me resulta sentir asco sólo de pensar en los genitales de un hombre o de una relación con uno.

Durante mi adolescencia tuve 2 relaciones de noviazgo que duraron una semana cuanto mucho y siempre me responsabilicé por sentir que fueron un fracaso, ahora me doy cuenta que simplemente no me gustaba besar, sentía asco con la saliva, el contacto físico me daba miedo así que lo evité, huí de esas relaciones.

Iniciando la universidad inicié otra relación de una semana y fue lo mismo. Entonces empezó a atraerme mucho una amiga, la primera vez con ella sólo fueron besos y caricias y estaba bien, me sentí cómoda, disfruté con placer dar y recibir, no sé si era por que se trataba de una mujer y no sentía la presión que debía pasar algo más o que no representaba para mi ese poder y violencia que representan los hombres en general. Todo iba bien hasta que como en toda relación tenía que avanzar, avanzar el compromiso y avanzar también en el contacto físico.

Al estar con ella o con otra mujer siento la necesidad de ser yo quien le dé placer y no recibirlo, no sólo porque me da miedo ser tocada sino porque me siento con la responsabilidad de darle ese placer creyendo que esa es la única manera por la cual puedo ser amada y aceptada en una relación, tal como leí en la entrada de una sobreviviente soy la puta de mis parejas a cambio de una caricia de afecto. Y como tal, en el momento que estoy dando placer me disocio, por una parte siento asco y me siento mal de sentirlo porque se supone que es una persona que quiero y por otra siento que mi cuerpo debe quedarse ahí pero yo necesito irme lejos, no lo planifico pero siempre me sucede de una manera casi automática.

La situación se complica porque las veces que le he pedido a esta persona no tener una relación ella se molesta y me siento aún más obligada a acceder y tocarla y dejarme tocar aunque no sienta placer sólo para que ella pueda “terminar”. Mi cuerpo siente miedo, mi cuerpo está en alerta, mi cuerpo está volviendo a ser obligado y no hago NADA al respecto, aún siendo adulta no soy capaz de decir NO. Sólo quisiera llorar y no puedo, porque cuando he llorado también se molesta la persona, ella sabe muy bien que soy sobreviviente incluso he hablado con ella de mis limitaciones y miedos pero aún así la dinámica continúa. Y tengo miedo a su rechazo que prefiero dejar que todo eso (NI SIQUIERA SOY CAPAZ DE NOMBRARLO) se dé. Actualmente la situación sucede muy poco porque trato de evitarla muchísimo, me estoy empezando a cuidar y a respetar mi cuerpo, es un reto porque muchas veces quiero afecto, sentir cariño entonces voy y me ubico en esa dinámica a pesar de saber todo lo que implica.

Hubo un tiempo durante la universidad que me sentía tan basura, tan asquerosa, tan poca cosa, tan miserable que considere la idea de prostituirme, no por necesidad de dinero ni porque me gustara estar con un hombre, sino por la necesidad de entregar mi cuerpo a quien fuera capaz de dañarlo tan rápido que con suerte un día llegara a la muerte.   No lo hice y me siento aliviada de no haberme dañado hasta ese punto. Quizá fue lo único que no hice, de ahí intenté todo para destruirme y lentamente morirme.

Hoy ya no tengo deseos de morir, llevo por primera vez 5 meses sin intentar suicidarme y sin considerar las ideas suicidas como la única manera de “sobrevivir”.

Hace 8 meses conocí a una persona que ha sido la primera y única que además de saber todas mis limitaciones en mi sexualidad, me escucha, me respeta y me apoya. Ha sido la primer persona que respeta mi cuerpo aún teniéndome cerca y deseándome. Pero no me siento merecedora de tanto, es una situación extremadamente compleja y eso impide que pueda entregarme. Me duele que mis sentimientos hacia ella y hacia las personas en general son ambivalentes y no puedo simplemente amar u odiar. Me duele no poder entregar con libertad la pasión que puedo sentir, porque sentir pasión me da muchísimo miedo, no sé manejarla y cuando me he permitido expresarla el momento termina y empiezo a sentir culpa, vergüenza y evito a esta persona puedo pasar sintiéndome así “rara”, avergonzada y sucia por un mes o más.  Me duele que hoy tenga que vivir mi sexualidad rodeada de secretos y reprimirla porque hay mucho mal en ella.

Me duele no ser constante y no poder entregarme al compromiso, me doy cuenta que NADA de lo que hago lo puedo llevar hasta el final, excepto por haber terminado la universidad. Me duelen y repudio mis constantes sube y baja en mi estado de ánimo y peor aún nunca haber aprendido a expresarlos abiertamente, sino tragarme todo. Me duele no poder simplemente entregarme en una relación sana donde una persona me respeta, me aprecia, me valora, me cree y es capaz desde escucharme incluso abrazarme mientras lloro al sentir pánico de la intimidad, al sentir ESE pánico que he sentido toda mi vida y en las noches al estar acompañada me invade más.

Me duele aún más saber que estoy tan lejos de sanar esto y me doy cuenta porque en cada línea que escribo caen lágrimas de DOLOR, me siento ahogada por dentro con un nudo en mi garganta y con un dolor insoportable en mi pecho.

7 thoughts on “La perdición que ha sido mi sexualidad

  1. Te admiro profundamente por esta entrada… A mí me sigue avergonzando muchísimo hablar abiertamente sobre mi sexualidad.
    ” y me siento aún más obligada a acceder y tocarla y dejarme tocar aunque no sienta placer sólo para que ella pueda “terminar”. Mi cuerpo siente miedo, mi cuerpo está en alerta, mi cuerpo está volviendo a ser obligado y no hago NADA al respecto, aún siendo adulta no soy capaz de decir NO.” Me has hecho llorar con esto… Cómo te entiendo. Mi chico me apoya, me escucha y me entiende si me siento mal. Si tengo una crisis de ansiedad él está ahí para calmarme siempre. No me lo echa en cara pero yo siento que no es justo que él tenga que andar pagando y pasando también por lo mismo que yo así que si me siento mal, incómoda o sucia, me lo trago y sigo aparentemente tan normal, aunque por dentro esté rota en mil pedacitos…
    Ánimo, FUERZA! No estás tan lejos de sanar. Estás echando todo eso que llevas dentro, te estás desahogando, lo estás gritando… Te estás quitando ataduras con cada entrada que escribes.
    Gracias de todo corazón por esta.
    Un abrazo! 🙂

  2. Gracias Paperucita, yo también siento vergüenza con sólo pensar en todas estas cosas por eso me resulta tan difícil escribir o hablar de cómo vivo mi sexualidad. Saber que no estoy sola en esto, que no soy la única que ha pasado por muchas de estas situaciones no es precisamente una satisfacción o alivio porque vivo este dolor día a día y no se lo deseo a nadie, pero me aporta mucho a reconocer que es parte de mis secuelas, de esas que estoy luchando por como bien decís GRITARLAS, EXPULSARLAS, DESATARLAS DE QUIEN SOY. Me permite confiar en que la recuperación es posible.

    Paperucita entiendo que te sintas mal porque tu pareja tenga que pasar por lo mismo que vos, yo lo vivo como culpa también y muchísimas veces por evitar que mi pareja pase un mal rato me callo, me disocio aunque por dentro esté temblando de miedo una niña frágil que lo único que quiere es cariño NO sexual, he irrespetado mi cuerpo y a esta niña que no desea ser tocada ni tocar a nadie, que sólo desea un abrazo y que le digan “te acepto, te quiero y estoy aquí”. Deseo tanto algún día aprender a respetarme por completo y no ubicarme más en situaciones donde ceda sin escuchar lo que mi cuerpo necesita.

  3. Soy incapaz de mantener una relación. Prefiero estar sola a arriesgarme a entregar de nuevo mi corazón y que resulte dañado. Ahora mismo seria fatal porque debo centrarme en mi misma por primera vez.
    Por un lado seria tan bonito contar con alguien,por otro hoy entiendo muchas cosas que no me gustan del sexo y estoy reviviendo todo por medio de mis recuerdos…
    Me da tanto miedo…
    Que entrada tan valiente.Has compartido tu más profunda intimidad,te has desnudado por completo.
    Sacarlo te va a ayudar a sanar,estoy segura.

  4. Ciertamente Amapola, lo más recomendable al iniciar un proceso de recuperación es centrarse en una misma, para mí representa un reto pero reconozco que lo mejor sería no tener pareja, al menos no ahorita que estoy iniciando mi proceso.

    Tiene lógica porque de esta manera aprendería a brindarme lo que busco en otras personas y muchas veces termina convirtiéndose en una autoagresión más. Considero que es el paso más importante para ser EL CENTRO DE MI VIDA.

  5. Estoy experimentando muchas emociones después de haber leído tu entrada, entre ellas: un agradecimiento inmenso, admiración, orgullo, dolor, el alivio de entender, el privilegio de conocer tu alma por encima de todas las demás emociones, me siento profundamente conmovida, reconocer en tu compartir muchas de las sensaciones y emociones que yo he experimentado ha sido tan doloroso, me duele la garganta, siento opresión en mi pecho y sólo quisiera estar en casa para poder llorar tu tristeza, tus gritos, tu NO querer ser tocada mezcladas con las mías. Que coraje tienes! Comparto los comentarios de Paperucita y Amapola: a todas luces estás en camino de sanar y “Reencontrarte”, espero ser testigo de esa futura entrada, de esa celebración maravillosa, en la que estarás celebrando tu primer cumpleaños: el de tu reencuentro con vos misma! Profundamente conmovida por tu compartir, muy agradecida por permitirnos conocerte a un nivel que muy pocas, poquitas personas ni siquiera se atreven a soñar hacerlo y pasan sus vida en la absoluta oscuridad, VOS NO estás destinada a esa oscuridad, sos un ser de luz y amor, no necesito tenerte frente a mi para intuir que lo sos, la forma en que escribís es tan transparente que es como escuchar a una muy querida amiga confesando sus más profundos miedos y limitaciones. Te celebro, te admiro, te animo a que lo sigas haciendo: FELICIDADES!

    • Muchas Gracias Jo, me has aportado mucho en este proceso, de maneras que no podrían ni siquiera describir en unas líneas. La admiración es recíproca. Y quiero empezar a creerme eso que decís que no estoy destinada a vivir más en la oscuridad de las tinieblas de un miedo que desgarra cada partícula de mi ser. GRACIAS por acompañarme en este camino reconociendo que NO estoy sola.

Responder a Paperucita Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s