Cuando los miedos toman el control

Ayer me dormí temprano con la esperanza de poder descansar y lograr al menos de esa manera librarme de los dolores de cabeza, opresión en mi pecho que tengo hace una semana.

Se me olvidaba que aún durmiendo el proceso sigue…

Las pesadillas volvieron, hace semanas no había tenido. Volvieron con esa sensación de que uno o más hombres me harán daño y yo soy tan débil, tan incapaz de defenderme o de escapar, tan inútil que no puedo huir….

Son las pesadillas que me han acompañado desde niña y siempre les he otorgado el poder de asustarme y paralizarme. Hoy como los días anteriores sólo quiero permanecer en la cama, esconderme de todo y que el día se acabe rápido. Pero no quiero darles más poder. También quiero salir, quiero permitirme disfrutar la compañía de otra persona…

El lunes como muchos días mis miedos tomaron el control, y no es ninguna novedad, pero el lunes me había propuesto un objetivo y por la invasión de miedos decidí no imponerle una situación estresante a esa niña que me necesita para protegerla.

Resulta que se llevaría a cabo una marcha contra el abuso sexual a personas con discapacidad en Jinotega, la ciudad donde nací, donde viven mis abuelos y mis primas. No es la primera vez que iba a una marcha y no me causa temor que me vean.

Esta en particular representaba acercarme a mi denuncia social, acercarme a marchar no sólo por niños y niñas con discapacidad, sino por mí, por mis hermanos, por mis primitas y por todos los niños y las niñas que están viviendo abuso sexual en este momento y no tienen los recursos para salir de ese infierno.

La idea también era hablar con mis primas, no para pedirles que rompan el silencio, sino para expresarles que estoy ahí para ellas, que si hay algo que quieran decirme en algún momento pueden hacerlo, que las escucho y les voy a creer. Reconozco que no les cambia su mundo, pero a mi me hubiera gustado que a esa edad (8 – 11 años) alguien se acercara a mi desde el cariño y desde el respeto, sin autoridad y me dijera que podía contar lo que quisiera, CUANTAS COSAS hubiera dicho, no lo sé, pero si sé que hubiera representando un refugio, un testigo empatico a quien expresarle mis deseos de morir. No he dejado de considerar la idea de ir hasta allá aunque ya no vaya a una marcha quiero ver a mis primas.

Me sentí tan vulnerable a enfrentarme de manera indirecta a los abusadores que viven allá, a mi abuelo, el abusador, sé que no tiene ningún poder sobre mí ahora, sé que soy adulta y puedo defenderme si expresa algo como que lo estoy inventando. Pero el miedo me paralizó. Mis primas están solas allá y me culpo por no hacer nada a pesar de tener claro que el único culpable siempre es el abusador yo soy adulta y debería hacer más por protegerlas, toda la familia sabe quién es mi abuelo y no hacen nada, actúan como cómplices al permitir todo tipo de abusos, al ver cómo obliga a las niñas y los niños contra su voluntad y aún así exigirles que lo respeten. Yo viví esa misma imposición durante toda mi niñez incluso en la adolescencia. Hasta que decidí no hablarle nunca más.

El problema es que muchas veces me confunde, dudo de mí misma, de mi verdad, minimizo las señales de mi cuerpo que me indican que sucedió algo. Como sabemos el abusador sexual es un hombre normal, no es un enfermo, es un hombre sano que sabe cómo utilizar estrategias que controlen todos los recursos, quizá es por eso que me confunde, verlo anciano, enfermo, me hace dudar.. Dudo si le debo o no respeto. Cuando se trata de mí dudo. Cuando se trata de mis hermanitos o mis primas no hay lugar para dudas, desde afuera puedo ver más claras las señales que ellas/os muestran para GRITAR que algo les está pasando y es precisamente cuando están cerca de él que estas señales se presentan. Esta vez no tuve el coraje de ir, y me siento culpable, pero también debo ser compasiva conmigo misma y respetar mi ritmo, lo sé… Pero entre más pasa el tiempo sigo sin hacer nada lo que me da rabia.

Anuncios

6 thoughts on “Cuando los miedos toman el control

  1. Yo era muy joven cuando mi abuelo también abuso de mi hermana y recientemente cuando lo descubrí sentí una gran culpa,un gran peso.
    Nosotras no somos culpables de nada,lo son ellos por dañarnos y seguir actuando impunemente en nuestras narices. Y lo sé aunque no pueda dejar de sentir esa culpabilidad por no haberla sabido proteger.
    Coge fuerzas y habla con esas niñas como te hubiera gustado que te hablaran a ti. Dolerá pero si consigues hacerlo te sentirás mejor y si lo confirmas siempre puedes buscar ayuda y tomar medidas.
    No es sólo un hombre viejo y enfermo,es un abusador. No tienes que dudar de ti sino de él.
    No se si cuando será pero sé que iras a hacer lo que te propones,veo mucha fuerza en ti.
    No te has acobardado,sólo te estas preparando.
    Un abrazo preciosa.

  2. Nada, absolutamente nada lo exime del delito que cometió, ni su vejez, ni su enfermedad, ni toda la sociedad y nuestras familias que nos imponen ese maldito respeto que tantas desgracias han traído a miles de niños y niñas. No dejes que nada ni nadie te quite tu verdad, eso te incluye! Los recuerdos nos juegan malas pasadas, no siempre son claros, pero lo que NUNCA te va a mentir es tu memoria emocional, la memoria corporal, de esa puedes estar segurísima, no fue ni nunca lo será un INVENTO tuyo.

    Sobre la culpa, impotencia por no poder salvar a tus primas, ni a tus hermanitos, que bien la entiendo. Los abusos en mi familia son generacionales, comenzaron hasta donde pude darme cuenta con un hermano de mi abuelo materno, este criminal sigue vivo, ha abusado de sus hijas, de las hijas de ellas, procreado hijos con mis primas y todo esto con el absoluto conocimiento de TODA la familia y nadie, nadie ha hecho nada, nada a pesar de los gritos de desesperación de tantas primas, de intentos de suicidios, de embarazos sin explicación, de vidas destruidas.

    Te comparto desde mi experiencia: es terriblemente doloroso vivir con esa culpa, lo sé bien, esa impotencia, yo pasé años sintiéndola, desde mi adolescencia que fue cuando me dí cuenta de los abusos a mi hermano y hermana, si yo que igual que vos, lo tenía todo en contra, cero apoyo, ni padre, ni madre, cero protección, pude enfrentarme al abusador de mis hermanos VOS TAMBIÉN LO VAS A LOGRAR, lo veo claramente, tu cuerpo, tu mente se está preparando y quiero decirte que a tus primas SI LES VA A CAMBIAR EL MUNDO, te lo aseguro, lo que posiblemente no cambie por el momento es la situación de abuso, pero vos te vas a convertir en la primera voz que les reconoce, que les hablará en el mismo idioma, que les creerá, eso que estás minimizando es un paso de gigante tanto para vos que como para ellas, que sabrán que ya no están solas, ni locas, ni son raras, ni sucias! Lo vas a lograr! No tengo duda de ello!

    Un abrazo lleno de coraje y otro que alivie el dolor que sientes por los niños y niñas en tu familia, ese abusador tiene sus días de “respeto” contados, te lo aseguro, no sabe con quién se metió, no sabe la mujer en la que te has convertido, a esta mujer (vos) la celebro y animo,

    Muchas voces estamos con vos!

    • Gracias por compartirme desde tu experiencia que esta culpa por no poder protegernos y proteger a otros/as es parte de empezar a cuestionar muchas cosas, de empezar a reconocer el derecho que nos han arrebatado a muchas nosotras de una niñez sin ese infierno.

      Qué oportunas vienen siendo muchas frases, sin saberlo es lo que necesito escuchar/leer de mi red de apoyo: “no fue ni nunca lo será un INVENTO tuyo”, “Lo vas a lograr! No tengo duda de ello!”. GRACIAS

  3. La persona que se supone que debe protegernos abusa de nosostros, esa es la locura y la injusticia.Creo que ya escribiendo aquí estás poniendo tu granito e incluso, ves, ni las pesadillas te achican a la hora de compartirlo con nosotras. Ahí radica tu valor y la palabra es la denuncia que a la larga hace justicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s