Escucha, por favor, lo que no te estoy diciendo

No te dejes engañar por la máscara que llevo.

Pues llevo una máscara, mil máscaras,
máscaras que temo quitarme,
y ninguna de ellas soy yo.
Te doy la impresión de seguridad,
de que todo es alegre y sereno en mí, por dentro y por fuera,
que el agua está en calma y mantengo el control,
y que no necesito a nadie.
Pero no me creas.
Debajo no hay complacencia.
Debajo hay confusión, y temor, y soledad.
Pero yo lo oculto, no quiero que se sepa.

Me horroriza pensar en la revelación de mi debilidad y mi miedo.
Por ello he creado frenéticamente una máscara para esconderme.
Lo será, si va seguida de aceptación,
si va seguida de amor.
Es lo único que puede liberarme de mí misma,
de las paredes de la prisión que yo misma me he construido,
de las barreras que tan concienzudamente erigí.
Es lo único que me asegura de cuanto yo no puedo asegurarme,
de que realmente merezco algo.
Pero yo no te cuento esto. No me atrevo, temo hacerlo.
Temo que la aceptación no siga tu mirada,
ni que la siga el amor.
Temo empobrecer tu concepto de mí, que te rías,
y tu risa me mataría.
Temo no ser nada en el fondo, nada bueno,
y que lo descubras y me rechaces.

De este modo sigo mi juego, mientras una niña tiembla dentro.
Vanamente te hablo en tono cortés de charla superficial.
Te cuento todo aquello que es nada,
y nada de aquello que lo es todo,
de aquello que llora dentro de mí.
Escucha con atención y trata de oír lo que no digo,
lo que me gustaría poder decir
lo que para sobrevivir necesito decir,
pero que no puedo pronunciar.

No me gusta esconderme.
Quiero dejar de jugar.

Quiero ser auténtica, espontánea y yo misma,
pero tienes que ayudarme.
Cada vez que eres amable y dulce y alentadora,
cada vez que tratas de comprenderme porque te importa,
se empiezan a formar alas en mi corazón,
alas muy pequeñas,
alas muy frágiles,
¡pero alas!
Quiero que sepas esto.

No voy a ser fácil para ti.
Una larga convicción de inutilidad construye fuertes muros.
Cuanto más te acerques a mí
más ciegamente puedo resistirme. Lucho contra la misma cosa que anhelo desesperadamente. Pero se me ha dicho que el amor es más fuerte que los muros, y en esto descansa mi esperanza. Trata de derribar esos muros con manos firmes
pero con manos suaves
porque la niña es muy sensible.

Charles C. Finn.

8 thoughts on “Escucha, por favor, lo que no te estoy diciendo

  1. Sólo puedo decirte que te admiro más allá de las palabras, por el coraje que tenes de desnudar tu alma, de hacer tuya cada una de estas líneas. Me aportas de formas que ni siquiera puedo describir.

    • Qué satisfacción siento al poder aportar un poco.

      Este poema me llegó de muchas maneras y cada vez que lo leo descubro nuevas reflexiones…

      La primera vez sentí identificación de esas máscaras que tanto me cuesta quitarme ante las otras personas y a la vez la necesidad de tenerla puesta para protegerme; y por otra parte es como un llamado de mi niña a la adulta en mí por la necesidad de esconderse de mí y del mundo para SOBREVIVIR.

  2. buenas tardes,he leido este mensaje ,eso es presisamente como es la vida de una nina k esta pasando por esto,mi nina lo esta viviendo y por mas k kiere ser feliz le cuesta trabajo,esas personas no se les pueden decir seres humanos,pork no tienen idea de el infierno al k mandan alas criaturas mi ninia tiene 11 anos,tenia 9 cuando lo vivio,tengo miedo por su vida ya k tiene tendencias suicidas,se guarda su trizteza para no verme sufrir mas,lo k ella no sabe es k mi vida esta akebada por lo k le paso,es mi bebe y no nadamas ela esta sufriendo sus hermanos tambien por k nos ven sufrir en silencio,gritar de dolor sin k nadie nos escuche y no mire,pero leprometi ami nina hermosa k asi se me fuera la vida la voy a sacar de ese infierno donde me la arrojo algien kno merece vivir ,le destruyo la vida,ahora tiene k aprender a vivir con ello,solo k el dolor no desaparece,el miedo de encontrarlo o ver a alguien k se le paresca ,no sale ala calle trankila por eso,no duerme bien tiene pesadillas,ami la culpa no me deja auke se k no la tube no puedo hebitarlo,kada k me veo en el espejo me digo k yo tube la culpa aunke se k no es cierto,pero no puedo hebitarlo,no fue descuido,ni negligencia,yo trabajaba,el la estaba casando,ahora el dno ya esta hecho y ba costar salir pero lo voy a logra por k mi nina es mi vida,y la amo demasiado para dejarla sola,ahora k me nesecita.

    • Entiendo perfectamente tu dolor, me encuentro con mi pequeña en la misma situacion, Tiene 11 años y las secuelas son durisimas, su hermano tambien esta sufriendo muchisimo por ella…….. Este mal nacido ha roto nuestras vidas. Quiero creer que algun dia lograra o aprendera a vivir con ello, me niego a pensar que no lo conseguira, pq de ser asi, mi vida ya no tiene sentido. Hay momentos en los que me siento culpable, culpable por no darme cuenta del horror que estaba viviendo, siento no haber podido evitar.. siento no haberla protegido .. soy su madre… y ella es mi vida!!

  3. Hola. Te felicito y te agradezco por compartir la frustración, impotencia, rabia y miedo que sentís ante esta situación.

    Siento mucho que tu hija haya sido víctima de abuso sexual pero como bien decís el daño ya se ha hecho, ahora necesita necesita a su madre para apoyarla en todo momento, para que le crea, para que la consuele todo lo que necesita y tiene derecho de llorar y ANTE TODO LA PROTEJA de ese abusador y de otros.

    Es normal que lo vivas con culpa y posiblemente nada de lo que diga te libere de ésta, y no hace falta que le expliques a nadie que no has sido la responsable, pero muchas veces es para una misma que necesitamos justificar el POR QUÉ no estuvimos ahí para proteger a nuestros/as niños/as de abusadores sexuales, sumado a los roles de madre que se han creado en la sociedad que debe ser omnipresente. Tenías que trabajar, el abusador no cazó a tu hija, supo como utilizar los recursos a su favor para lograr cometer el DELITO.

    Tu hija y sus hermanos necesitan a su madre, en efecto, pero también necesita un acompañamiento y atención terapéuticos que ayuden a recuperarse de todas las SECUELAS que ha empezado a presentar por ejemplo el miedo, las pesadillas, la depresión, ideas suicidas, todo esto va a persistir. Lo primero que tenés que garantizarle es su SEGURIDAD, muchas de nosotras llegamos a ser adultas y aún vivir bajo el mismo techo con el ABUSADOR SEXUAL. Vos necesitas garantizar la seguridad de tu niña haciendo todo para que este hombre se aleje de ella, es lo primero. Y luego apoyarla para que lleve un PROCESO DE RECUPERACIÓN.

    Tu amor, comprensión y apoyo son vitales, no lo olvides.

  4. Pingback: Por favor escucha… lo que no estoy diciendo. « La violada Europa. No más al ASI

Responder a yve Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s